7 de julio de 2014

CAPÍTULO 27

BUENOS DÍAS/BUENAS TARDES/BUENAS NOCHES

¿Qué tal estáis?
Espero que muy muy bien!!
Hoy os traigo el Capítulo 27 de estos 76 Juegos del Hambre!

Sé que no es viernes (día en el que suelo subir los capítulos) (o al menos lo intento) pero llevaba varios días sin subirlo y me decidí por no haceros esperar más, así que aquí está!

Espero que lo disfrutéis :)



CAPÍTULO 27



Dave no tuvo tanta suerte ya que el del dos lo sigue persiguiendo lanzándole flechas.
Mi madre corre muy rápido y pronto lo alcanza y se sube encima de él para intentar frenarlo, pero este le golpea en la pierna y le clava una flecha en la mano, haciendo caer el cuchillo que ella sostenía con su mano derecha. Se saca la flecha con todo el valor del mundo, agarrándose al chico tan solo con las dos piernas  e intenta coger de su mochila otro cuchillo, pero se le cae.
Pocos segundos después, el del dos le clava otra flecha en el muslo de la pierna izquierda y Marine cae sobre la caliente arena de la playa, viendo cómo Dave cae al suelo por un cuchillo clavado en el talón. El tributo del dos  prepara una flecha en el arco para matarlo, y justo cuando se dispone a dispararlo, mi madre ya le ha clavado por atrás una de las flechas que este le hundió en su muslo, cayendo al suelo y sonando un fuerte cañonazo indicando su muerte.
Dave mira de reojo a la flecha que le rozó la oreja y que está clavada en la arena y se pone de rodillas para inspeccionar las graves heridas de mi madre.
Saca de su mochila una cuerda y la enrolla fuertemente alrededor de la pierna de mi madre que no para de sangrar.
Es un milagro  que ahora mismo esté en casa.
Dave coge a mi madre sosteniéndola entre sus dos brazos mientras ella lucha por no perder el conocimiento. El chico recorre unos dos kilómetros hasta sentirse seguro en una zona  donde hay muchas rocas y árboles. Cae rendido al suelo, agotado, con mi madre todavía en brazos.
Coge la muñeca de mi madre y tras medirle las pulsaciones, un rayo de esperanza ilumina sus ojos mientras rápidamente saca de su mochila una manta y cubre a Marine.
Pronto comienza a oscurecer. Se pueden ver a distintos tributos bastante lejos de donde están mi madre y su compañero con alguna hoguera, otros con mantas o otros tiritando, igual  que Dave.
Enfocan a mi madre, tosiendo, intentando inspirar la mayor cantidad de aire que sus pulmones puedan recoger mientras que Dave la coge por la espalda poniéndola sentada.
Por fin ha recuperado el conocimiento. Lo primero que dice es el nombre del chico, con una sonrisa cansada. La apoya en una piedra y examina su herida. Ha dejado de sangrar pero, desgraciadamente está empezando a infectarse.
Rápidamente coge un cuchillo y corta un trozo de tela de su camiseta marrón y la unta en agua salada que recogió del mar.
Mi madre grita desesperadamente por el dolor y después se queda dormida.
Mientras, Dave la cubre con hojas para que pase más desapercibida  para buscar algo de comida.
Las cámaras reflejan su imagen dirigiéndose hacia el mar en busca de algún pez para comer.
Mientras, los otros tributos están haciendo hogueras para cocinar su caza o buscando comida, excepto los profesionales que se dedican a buscar a los demás tributos para acabar con ellos.

A los pocos minutos suenan dos cañonazos, dos tributos menos. Entre ellos se encuentra Dave.
El tributo del 1 le clavó una especie de aguja justo en el corazón y calló rendido ante él. Siento que el corazón me late cada vez más deprisa, y aún más cuando un aerodeslizador se lleva su cuerpo. Puedo sentir el dolor de mi madre cuando anochece en la Arena y ve en el cielo la imagen de Dave como tributo caído. No he visto a ninguna otra persona llorar tanto como a mi madre en ese momento. Supongo que le dio fuerzas para continuar y que a partir de ese momento ella no intentaría ganar para demostrarle a su padre su valor, si no en honor a su mejor amigo.
De tanto llorar se queda dormida hasta el día siguiente, cuando se despierta tiritando por la alta fiebre que le ha producido la infección de la herida de la pierna y por un pitido que tras aclararse los ojos descubre que es un paracaídas.
Al abrirlo encuentra una especie de potaje que rápidamente se hecha en la herida.
Rasga un trozo de su camiseta con un cuchillo, retira el trozo que le puso Dave anteriormente, lo guarda en la mochila, ata el nuevo alrededor de su pierna y poco a poco se pone de pie, cogiendo una mochila y un arco.
La veo desorientada, sin saber qué hacer. Escribe en el suelo los números de cada distrito y va tachando los tributos que murieron durante los Juegos, mientras que redondea a los que siguen vivos: solamente quedan ella y el chico del 1.
Coge un paso bastante rápido para la situación en la que se encuentra su pierna, dirigida a paso firme hacia el mar, supongo que porque allí se sentía más segura.
Deja el arco y la mochila escondidos detrás de un árbol mientras que yo pienso en lo mucho que arriesgó su vida, estando desarmada y se adentra a las profundidades del mar.
Poco tiempo después aparece el chico del 1, decidido a matarla, pero pocos minutos después aparece flotando en el medio del mar rodeado de una gran mancha de sangre mientras que un fuerte cañonazo suena.
Aparece su coronación y la entrevista con Caesar, donde declara que Dave era más que su mejor amigo y que lo amaba con toda su alma.
Tras la entrevista, la grabación se para indicando su fin.



HASTA AQUÍ EL CAPÍTULO DE HOY Y EL PEQUEÑO RESUMEN DE LOS 51 JUEGOS DEL HAMBRE!

¿QUÉ OS HAN PARECIDO LOS JUEGOS DE LA MADRE DE AQUA EFFERSON, MARINE EFFERSON?

Me gustaría muchísimo que me dieráis vuestra opinión

UN BESO :)



2 comentarios:

  1. Esta precioso, Alba. Me ha gustado mucho. =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Jennifer!!! Me alegro un montón de que te haya gustado!!
      Un beso :)

      Eliminar

la opinión de sus lectores para una escrito es muy importante.
Muchas gracias por dar una parte de tu tiempo :)

Un beso, Alba, vuestra escritora.